ENSANCHE

 

 

 

A partir de la segunda mitad del s.XIX, sobre todo tras la llegada de Pascual Madoz en 1846, comienza un nuevo impulso urbanístico que se concreta en la edificación de grandes villas y palacios a lo largo de la primera línea de playa.

Efectivamente, Madoz se retiró a Zarautz para continuar la redacción de su Diccionario y prendado de la belleza natural del entorno así como de la buena acogida de sus habitantes residió durante los veranos hasta que falleció en Italia en 1870.

Construyó un palacio trazado por J.J. Belaunzaran donde hoy día se levanta el complejo Muskaria. Se trataba de una finca de grandes dimensiones (1,6 hectáreas) en cuyo centro se situaba un palacio de carácter ecléctico levantado con las ganancias que obtuvo por la publicación del Diccionario.

Pero el espaldarazo definitivo que consolidó el nuevo urbanismo fue la llegada de la reina Isabel II en 1865 y 1866. Sus veraneos terapéuticos atrajeron a la nobleza cortesana y a la gran burguesía y éstos a su vez al resto de los veraneantes más modestos pero crecientes en número. Todos ellos, en definitiva, asentaron las bases de la nueva vocación turística de Zarautz.

Entre los pocos ejemplares de aquella arquitectura que aœn sobreviven destacaremos a Villa Munda construida por el doctor Pedro Velasco sobre el antiguo terreno que ocupaba el cementerio. Es un edificio ecléctico levantado en el ultimo tercio del s. XIX de considerables dimensiones y que ha sufrido diversas modificaciones. Estructurado en planta rectangular, consta de semisótano, planta baja y dos alturas rematado por una linterna y cubierta a cuatro aguas. El palacete está rodeado de jardín delimitado por verjas en ambos lados con una doble puerta flanqueada por machones de piedra, rejas de hierro y un par de templetes de piedra arenisca y pizarra.

El cuerpo central de la fachada principal está adelantado respecto a los laterales y se accede por medio de una escalera que da paso a dos puertas gemelas resguardadas por una elegante marquesina de hierro y cristal apoyada en finas columnas con volutas de hierro. El primer piso presenta un balcón volado que recorre los tres vanos adintelados. Los esquinales almohadillados y los recercos de los vanos se realizan a base de sillería. La fachada sur se prolonga a través de dos cuerpos de menor altura que forman un pequeño patio en forma de "U" que se añadieron con posterioridad.

Sanz Enea es un palacete también levantado en el último tercio del s. XIX por el arquitecto francés C.H. Besoin. Se trata de un edificio exento de planta rectangular que consta de sótano, planta baja y tres alturas, todo ello rematado por mansardas de pizarra de evidente origen fránces. El juego cromático se logra a través de la policromía de los muros, el almohadillado de los esquinales y el contraste con la negra pizarra de las mansardas.Las platabandas de la línea de imposta dividen nítidamente a los pisos y predominan los grandes vanos antepechados y simétricos. La œnica ruptura de este ritmo secuencial viene dada por los balcones volados de las fachadas Sur y Norte que centralizan la visión de las escalinatas de acceso. El cuerpo central está ligeramente avanzado respecto de los laterales.

Sanz Enea
Sanz Enea

Otros ejemplos de villas aunque de intención más modesta los tenemos en Villa Mª Pilar, Villa San Antonio y Villa Florita (construida por el arquitecto Guillermo Eizagirre en 1923 y actual comisaría de la Ertzantza). Son viviendas muy influidas por las corrientes artísticas de la época, dominada por un eclecticismo que se inspiraba en elementos tan dispares como el caserío, con su falso entramado de madera en las fachadas; la arquitectura rural anglosajona o los distintos neos (neoclasicismo,neogótico...).

Dentro de este grupo incluimos a otros ejemplares como Gure Ametsa, Villa Mar ó el Restaurante Arguiñano situados en el mismo área que los ejemplos anteriormente citados (arenales de Mendilauta).

Zuazo Enea y Villa Tamarindos pertenecen a la historia más reciente de la arquitectura del ensanche Este de Zarautz. El primer caso se trata de una casa unifamiliar, hoy convertida en pisos y apartamentos, proyectada por el gran arquitecto Secundino Zuazo. Es un edificio exento rodeado de jardines y de planta rectangular. Consta de planta baja,dos alturas y tejado a cuatro aguas intercalada por vanos adintelados y una galería cubierta por un gran alero sujeto por dos pies derechos de madera. Destaca el excelente uso del ladrillo y el contraste con la caliza blanca de los vanos neogóticos, balcones, ménsulas y escudos que produce un efecto cromático atractivo.

En cuanto a Villa Tamarindos, es un edificio que recoge distintas influencias de movimientos arquitectónicos de las vanguardias históricas, cuyo estado descuidado actual no desmerece de sus innegables valores artísticos. Se estructura en planta rectangular y consta de planta baja y dos alturas rematada en cubierta de una vertiente que cae en suave pendiente hacia la fachada Norte.Está rodeado de jardín y los accesos al primer piso se realizan por medio de escaleras de piedra de una hoja en cada extremo. Planta baja abierta en su centro a modo de porche y sobre éste un gran voladizo-terraza que recorre toda la primera planta. Se accede al segundo piso por medio de una escalera interna iluminada por una especie de ábside acristalado. Existe una evidente intención dinámica en el planteamiento de las plantas y alturas que intenta romper con la estructura espacial de la vivienda tradicional: adelantando volúmenes, variando alturas... Asimismo, la ausencia de decoración, la geometría de los vanos y la búsqueda de formas puras convierten a este edificio en un ejemplar interesante, sino único, de arquitectura moderna en Zarautz.

Para finalizar nos acercaremos al área de dunas y marismas que dominan los límites orientales de Zarautz. El espacio abarca el lado Este de la villa: concretamente los arenales-dunas de la anteplaya, un tramo de la desembocadura de la regata lñurritza y varias parcelas de vegetación palustre situadas hacia el interior. Se distinguen dos áreas complementarias aunque bien diferenciadas.Una superficie de dunas tras la zona de playas con suaves montículos y depresiones utilizado como campo de golf que posee un gran valor paisajístico. La regata de Iñurritza, por otro lado, con márgenes de arenas y limos y restos de marisma. Más hacia el interior varias parcelas de terrenos deprimidos en los márgenes de dos regatas que confluyen en la ría. Los terrenos son depósitos cuaternarios, fluviales (limos) y marinos (arenas). El campo de dunas es el más extenso del litoral guipuzcoano.

dunas.JPG (13105 bytes)

La zona de golf aunque se halle cubierta de cesped, conserva áreas poco alteradas habitando especies muy raras en nuestro litoral y algunos endemismos como la: Galium arenarium (endémico del litoral atlántico francés que encuentra aquí su límite de área). Alyssum arenarium, Festuca Vascocensis,etc. En la marisma, la vegetación ocupa una muy pequeña superficie pues el resto está ocupado por huertas. Subsisten especies como: Limonium humile, Glaux maritima ó Aster tripolium. En las parcelas interiores dectacan los carricales y agrupaciones herbáceas de cárices, juncos, etc y especies raras como: Scirpus pungens, Carex riparia... En cuanto a la fauna, el área de la ría y su entorno es lugar de reposo o invernada de aves limícolas en migración: especies de los géneros Calidris (Correlimos), Charadrius, Plucialis (Chorlitos), Limosa (Agujas), etc. A pesar de sus reducidas dimensiones, al estar diezmada su población en el resto del país, le confiere un gran interés faunístico.

 

Principal / Nagusi (632 bytes)
Subir/ Igo (641 bytes)